inicio de gira festivales discos +escenarios espacios entrevistas muestras y expos quescuchamos
 

Soema Montenegro: " A la hora de la composición, la música es amoral”

Córdoba 21.03.12
 

La original compositora y cantante llega a Córdoba para actuar en el marco del ciclo “Mujeres, Memoria Viva de América Latina” junto a Maru Chamela, el viernes en Agua de Oro y el sábado en Cocina de Culturas, donde además dictará un taller de interpretación para todo público.

Color, pasión, verdes, amarillos, profundidad del bosque.
Lo barroco, lo que vendrá.  
Alguna vez, Soema Montenegro (cantante, compositora, escritora) puso esos adjetivos a su último disco, “Passionaria”, que presentará esta  semana en Córdoba, junto a Maru Chamela, en el marco del ciclo  “Mujeres, Memoria Viva de América Latina”.
Juntas, realizarán un recorrido por el repertorio musical latinoamericano y sus propias canciones, primero el viernes 23 en Río Arriba, en la localidad de Agua de Oro, y el sábado 24 en Cocina de Culturas, en la capital cordobesa, donde además dictara el mismo sábado un taller intensivo de canto. De la voz, la guitarra, el cuatro y la caja brotarán sonidos que se fundirán con los colores y el ambiente.
Antes de su llegada a Córdoba, Soema habló de su música, de los proyectos y de los colores que la habitan.

¿Qué características tendrán los shows que presentarás en Córdoba junto a Maru Chamela, y cómo fue el encuentro entre ambas?

SM: -Nosotros estamos presentando Passionaria, que es mi segundo disco solista. Los conciertos en Córdoba tendrán la particularidad de una puesta más íntima, con una búsqueda más cruda y sutil por así decirlo a nivel sonoro. Me acompañarán en esta ocasión: Jorge Sottile, arreglador, bandoneonista y percusionista y Manu Molina, músico invitado, que nos estará acompañando también con guitarra y percusión. Yo toco el cuatro venezolano, guitarra, caja chayera y canto.   
Yo creo que la particularidad de compartir el concierto con Maru tanto por su música, por lo que he escuchado, como lo que estamos haciendo nosotros en este momento, está trazada por la geografía  latinoamericana y popular, y de alguna manera es un reencuentro con nuestra identidad sonora. Con Maru no nos conocemos personalmente todavía, nos conectamos por esta mágica vía que es internet. Así son las conexiones que se dan este tiempo. Por suerte, y para mi alegría, porque siento que compartir música entre los músicos abre nuestra mente y nuestros corazones.

Además dictarás un taller intensivo en Cocina de Culturas, el sábado.

SM: -Sobre el Taller que voy a dar aquí en la ciudad de Córdoba, es un taller abierto a todo público no sólo para artistas. Voy a trabajar sobre aspectos técnicos apuntando al reconocimiento de lo que cada uno hacemos cuando cantamos o hablamos cuando emitimos sonidos, utilizando ejercicios que son de coordinación de movimiento y sonido, y relación entre ambos. La idea es poder generar herramientas como para que cada uno de los participantes pueda seguir investigando y explorando y llevarlos rápidamente a su práctica cotidiana.

Porteña de nacimiento, alumna del conservatorio Ginastera, la primera  inquietud fuera de cátedra de Soema, fue crear el trío de improvisación vocal Adivina. Con él voló más allá de las partituras, hacia la improvisación vocal y musical. En 2008, editó “Uno Una Uno”, su primer disco; cantó con Fernando Cabrera, con Lulacruza, y con Gustavo Cordera, a quien además  apoyó como vocal coach en su disco y  en su gira "La Caravana mágica".
Sobre ella, filmó un documental el videasta francés Vincent Moon, quien se declara su gran admirador. Passionaria se editó en el 2011 en Estados  Unidos y acaba de regresar de una gira que la llevó a Francia, Suiza, Marruecos, y distintos puntos del país.
En Soema se funden distintas latitudes musicales como el folklore latinoamericano, el fado portugués, la música afroamericana, las milongas y los valses rioplatenses. Un huayno y una milonga se unen en una caja chayera. Un cuatro venezolano brinda el sonido de otra región, mientras la voz acompaña el movimiento.
Uno se agota de leer tanta actividad pero al ver el talento y la fuerza de Soema comprende de qué va la cosa para esta joven e inquieta dama.

Se dice tu trabajo es innovador en cuanto al manejo de la voz y el estilo. ¿Cómo surge esta manera de hacer música, y qué elementos utilizás de tu formación académica en el conservatorio?

SM: -Estoy segura que el canto y a la vez  la composición surgen en mi niñez, de mi memoria más profunda, eso creo que nos sucede a todos,  del paisaje que me rodeaba sonoramente, de las historias que se contaban en mi familia, mis abuelos, tíos y amigos que llegaban del monte a la ciudad. Eso despertó en mí un mundo de inspiración  constante y curiosidad también. Después comencé a estudiar guitarra, canto, y más adelante llegó el conservatorio, donde estudié composición, que fue sin duda, un momento de adquirir conocimiento y técnica de un mundo más concreto y tangible, como lo es hacer ejercicios. Entonces podría decir que la formación académica me amplió el panorama desde las diferentes formas de hacer música, y por suerte, también tuve excelentes maestros que me apoyaban en mi época de estudiante.
Desde el trabajo vocal puedo decirte que cuando era niña cantaba, siempre canté, hasta que en un momento de mi vida comprendí lo que estaba haciendo: cantando... Luego hice muchos intentos de estudiar canto, nunca me sentí cómoda con las técnicas líricas, hasta que comencé a encontrarme con maestras y maestros que trabajaban en conexión con la voz y el cuerpo y ahí me maravillé. Eso era lo que buscaba, y me dediqué específicamente al canto.

En cuanto a las composiciones. ¿Cuál es el punto de partida de ellas?

SM: -Los puntos de partida pueden ser muchos para mí, no tengo una fórmula. Son momentos, estados que aparecen y se revelan, es para mi  mágico y único, como un enamoramiento intenso y veloz.
Luego viene el momento de pulir eso que llega como en estado bruto, donde se organiza esta explosión caótica de información, letra y  música, y después de eso pasa a manos de Jorge Sottile quien se encarga de la instrumentación y arreglos.
Y así,  más o menos así, va surgiendo la música que hacemos. Los dos tenemos mucha claridad que la música en cierto sentido, o al menos a la hora de la composición, es amoral. Todo juicio de valor sobre lo que nosotros pensemos está demás. Es complejo pero es como seguir una huella, un rastro de algo completamente desconocido.

¿Cómo te reciben en el exterior? ¿Pensás que en Argentina el espacio para lo que hacés es limitado?

SM: -¡En el exterior nos reciben muy bien! Estoy contenta de que se estén abriendo y que se abran esas puertas para nosotros... yo creo que en el mundo pasan cosas parecidas con respecto a la valorización del arte en general, el mundo comercial funciona muy diferente al mundo que busca abrir otras perspectivas y visiones sobre el arte. Yo tengo una carrera muy corta como solista, aunque siempre canté y trabajé con diferentes grupos musicales. Siento que en la Argentina necesitamos tener más tiempo para poder afirmar si es limitado o no este espacio para mi.

¿Cómo surge tu participación en el disco y la gira de Cordera?

SM: -Con Gustavo Cordera comienzo a trabajar como entrenadora vocal para los coros, ellos necesitaban sonidos y formas muy especificas de la utilización de la voz y como ya veníamos trabajando juntos con Juanito el cantor, él como co-productor de mi disco, yo participando en el suyo, Juanito le propuso a Gustavo que trabajáramos juntos. Gustavo me vino a escuchar mientras grabábamos mi disco y me invitó a participar en el trabajo con “La Caravana Mágica”. Todo fue dándose  muy naturalmente, grabé voces también para algunos temas y eso también nos fue llevando a participar como invitada del grupo. Para mi  es un gusto trabajar con Gustavo y La Caravana Mágica porque es sumergirme intensamente siempre a un aprendizaje constante desde lo profesional como también desde lo humano.

¿Qué actividades te esperan para este año; un nuevo disco quizá?

SM: -Este año tenemos una gira por Australia en septiembre y luego, Europa. Estoy abriendo la posibilidad de hacer seminarios y talleres en otras ciudades de Buenos Aires, cosa que me entusiasma mucho.
Y también comenzamos a trabajar tranquilos en el nuevo material, es muy nuevo todavía Passionaria para mí, salió el año pasado. En abril  también arrancamos con la Caravana Mágica, y el trabajo del nuevo  disco de Gustavo (Cordera).

PDS